En un enfoque tecnocrático y estático, ajeno a la dinámica de negociaciones y presiones que imponen los contextos y los actores reales, las políticas públicas son procesos de definición de opciones o caminos por parte de quienes hacen la política. Esos procesos presuponen que las políticas públicas sean, técnicamente hablando, lo mejor posible. En la práctica, la interacción que se produce para llegar a una respuesta a modo de política suele ser compleja. Y las políticas públicas suelen resultar un verdadero juego de negociaciones/transacciones que se denomina “logrolling” (yo te doy lo que vos querés a cambio de que me des lo que yo quiero). Pero hay instancias, antes de llegar a esas transacciones/negociaciones políticas (casi siempre previas) en donde entra el juego de la expertise para dilucidar mejores políticas públicas. Ahí el rol de expertos es central, y en ese juego de expertos, los think tanks suelen tener una buena influencia dependiendo de los contextos [...]