No hay política sin comunicación.

Pero no estamos en el imperio de la comunicación.

Es sólo la política junto a la comunicación.

Es la política con comunicación.

Mario Riorda
Poder Comunicar (o la comunicación del poder)

En Capital todos apuestan a la estrategia de la “microcampaña” con fotos

Se impuso como estilo de hacer proselitismo, en reemplazo de los actos o las recorridas con grandes convocatorias; apuntan a impactar a través de los medios y a organizar una estrategia más económica

Por Gustavo Ybarra  | LA NACION

La necesidad de reservar fuerzas para los comicios de octubre, la falta de fondos y el escaso interés que todavía genera en la población las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) son sólo algunos de los factores que explican la ausencia de grandes actos y movilizaciones en estas primeras semanas de la campaña electoral.

El fenómeno se puede apreciar con nitidez en territorio porteño, donde los precandidatos vienen privilegiando lo que denominan “agenda de contacto” con la gente y que se puede resumir como la generación de hechos destinados a su publicación y difusión a través de los medios de comunicación. Hoy, parece que importa más la foto que el contenido del mensaje electoral.

“Estamos ante una campaña de mucha imagen y pocas propuestas”, la definió Carlos Germano. En diálogo con LA NACION, el politólogo adjudicó el uso de esta metodología a que “la opinión pública aún no internalizó las primarias del 11 de agosto”, sino que todavía “está más preocupada en qué hacer con los chicos en estas vacaciones de invierno”.

 

 
Lozano en Villa del Parque. 

Su colega Carlos Fara coincide en que “la gente todavía no está metida en la campaña”, pero agregó otro factor. “También hay que tener en cuenta que estamos ante dos campañas [agosto y octubre], y que no se puede repetir dos veces lo mismo.”

Otro politólogo, Mario Riorda, calificó este estilo proselitista como la instalación de “seudoacontecimientos”. “No es una campaña tradicional de movilización. Pero ello no implica necesariamente que sea de baja intensidad o baja visibilidad”, agregó ante la consulta de este diario.

Desde las diferentes agrupaciones políticas que participarán de las PASO se admite sin ambages que la apuesta es a generar noticias más que a buscar actos masivos.

“Hoy hay mucha participación por Internet y las redes sociales”, explicó Matías Méndez, jefe de prensa de Elisa Carrió, precandidata a diputada nacional por el sublema Coalición Sur que compite en las primarias del frente de centroizquierda UNEN.

Méndez explicó que la campaña se realiza “con presencias cuidadas, sin actos multitudinarios” por varios factores, entre los que incluyó el monetario. “Un acto de movilización importante requiere de mucho dinero”, aseguró.

 

 
Bodart, en la Costanera. 

También sostuvo que otra de las causas que explican el estilo de campaña tiene que ver con “el altísimo nivel de conocimiento” de los candidatos de Coalición Sur (el candidato a senador es Fernando Solanas). “Por lo tanto, no hay necesidad de hacer una amplia campaña de instalación”, agregó.

En la misma sintonía se expresó Juan Farizano, dirigente radical y jefe de campaña de Rodolfo Terragno, precandidato a senador por el sublema SUMA+ y rival de Solanas en la lucha por la candidatura a senador porteña del frente UNEN.

“Nosotros definimos una campaña distinta, racional, por eso nuestro eje de campaña es «más coherencia, menos delirio»”, explicó. Según Farizano, otra de las razones que explica que “los actos de contacto se hayan convertido en centrales es la importancia que han cobrado los medios de comunicación y las redes sociales” en la difusión de ese tipo de actividades.

La misma estrategia aplica Pro. “Nuestra campaña privilegia el contacto directo con la gente, nuestros candidatos están en la calle. Tocando timbres, visitando organizaciones por toda la ciudad, siempre con un mensaje positivo y optimista”, afirmó Horacio Rodríguez Larreta a LA NACION.

Sin embargo, para Riorda, la apelación a la generación de “seudoacontecimientos” no implica un demérito. “La política -y el actor político- aparece, y mucho. Es el tono de la campaña lo que está en un nivel bajo. Eso es diferente a la visibilidad. A esta campaña le falta estridencia, pero no visibilidad ni cobertura asociada. Será fría y algo apática hasta ahora, pero no invisible”, afirmó.

 

 
Pino ayer en Villa Urquiza. 

En el mismo sentido se expresó Fara, para quien la ausencia de actos masivos tiene que ver con que la política “ya no se mide por la cantidad de gente que se movilice, amén de que sale muy caro”.

Todo indica que se impondrá la teoría esgrimida por Fara y que la campaña tomará más intensidad una vez superada las primarias. Así lo anticipan en Pro, donde tienen previsto apostar a “uno o dos actos grandes” de cara a octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>